Flora

El paisaje de la Sierra de la Culebra se caracteriza por la monotonía que imprime un escaso relieve entre las zonas altas y las planicies de los valles, pero por contra, se produce un fuerte contraste de colorido que le confiere un atractivo peculiar.

La Sierra dispone de importantes extensiones de pinar de repoblación, sobre todo en sus partes más altas, que vienen a ocupar cerca del 20% de su superficie, con dos especies predominantes, el pino silvestre y el pino resinero.

Sierra de La Culebra - Flora

Son frecuentes las manchas de roble a medida que descendemos hacia los valles, pasando a zonas bajas de castaños, encontrándose los mejores castañares en Ferreruela, Tábara y Escober.

Lejos de las cumbres existen bosques de ribera bien conservados con sauces, chopos, álamos y alisos, ya que la sierra es rica en arroyos. También son abundantes las zonas de matorral, principalmente de jara pringosa, escobas, brezos y lavanda. Podemos encontrar como curiosidad algunas manchas de alcornocal que nos llaman la atención por marcar el limite más septentrional de la especie, como el que encontramos en Cabañas de Aliste.

También existen turberas que se han ido desarrollando en algunas hondonadas próximas a fuentes o en zonas encharcadas permanentemente por lo arroyos.