Sierra de la Culebra

La Sierra de La Culebra

La Sierra de la Culebra, uno de los mayores Espacios Naturales de Castilla y León, está situada en los confines occidentales de la provincia de Zamora, se extiende a lo largo de 67.340 Has. Se trata de una alineación montañosa declarada Reserva Nacional de Caza. Desde la Sierra se dominan las comarcas zamoranas de Aliste, Tábara y Alba que son frontera con el nordeste trasmontano portugués. La flora esta formada por robles, castaños, jaras y halimios, junto con poblaciones de pinos.

Sierra de la Culebra - Ferreras de Abajo - ZamoraEn las riberas de los ríos y arroyos podemos encontrar fresnos y alisos. En cuanto a la fauna, esta formada por lobos, corzos, tejones, jabalíes, gavilanes, córvidos, milanos, patos y somormujos.

El pueblo de Ferreras de Abajo es un buen punto de encuentro para acercarse a la Sierra y ver sus encantos. Desde aquí os proponemos un camino por sus alrededores donde no es tan extraño el cruzarse con la fauna del lugar.

La Ruta del Lobo: La ruta comienza saliendo de Ferreras de Abajo, por la carretera local, dirección a Ferreras de Arriba. A 1,5 km. debemos tomar una pista forestal a la izquierda que nos introducirá en la Sierra de la Culebra, descubriendo un entorno rodeado de vegetación y dominado por un amplio bosque de pinos. Nuestro recorrido se realiza ascendiendo por la pista principal, siendo esta un excelente mirador de un valle cubierto por brezos, pinos y castaños dispersos, desde donde podremos divisar ciervos. Se continua por la pista, atravesando frondosos bosques de pinos. Esta ruta puede realizarse andando, con una duración de 2 horas, o en bicicleta, tardándose 1 hora. Una buena indicación es tomar todos los cruces de la pista forestal a la izquierda, acabando de nuevo en Ferreras de Abajo.

Flora

El paisaje de la Sierra de la Culebra se caracteriza por la monotonía que imprime un escaso relieve entre las zonas altas y las planicies de los valles, pero por contra, se produce un fuerte contraste de colorido que le confiere un atractivo peculiar.

La Sierra dispone de importantes extensiones de pinar de repoblación, sobre todo en sus partes más altas, que vienen a ocupar cerca del 20% de su superficie, con dos especies predominantes, el pino silvestre y el pino resinero.

Sierra de La Culebra - Flora

Son frecuentes las manchas de roble a medida que descendemos hacia los valles, pasando a zonas bajas de castaños, encontrándose los mejores castañares en Ferreruela, Tábara y Escober.

Lejos de las cumbres existen bosques de ribera bien conservados con sauces, chopos, álamos y alisos, ya que la sierra es rica en arroyos. También son abundantes las zonas de matorral, principalmente de jara pringosa, escobas, brezos y lavanda. Podemos encontrar como curiosidad algunas manchas de alcornocal que nos llaman la atención por marcar el limite más septentrional de la especie, como el que encontramos en Cabañas de Aliste.

También existen turberas que se han ido desarrollando en algunas hondonadas próximas a fuentes o en zonas encharcadas permanentemente por lo arroyos.

Fauna

En la Sierra de la Culebra se ubica la Sierra de La Culebra - La mayor población de lobos de Españay la mayor densidad de la especie en España. La especie controlada y más numerosa, de las que se subastan ejemplares de caza es el ciervo, de los que se han visto ejemplares de más de 200 kilos y cuernas de las más grandes de España. También podemos encontrarnos con Corzos aunque su población es menor.

La Sierra de la Culebra representa un ejemplo único de ecosistema natural en frágil equilibrio dinámico, en el que comparten hábitat una importante comunidad de lobos con una elevada población de ungulados silvestres, actuando este como regulador de las poblaciones de ungulados, estableciendo un proceso de selección natural que ha permitido una selección de herbívoros con la existencia de excepcionales ejemplares de ciervos.

Se estima una población de 60 ejemplares distribuidos en dos núcleos, afianzando los 20 grupos familiares si ampliamos los limites a las comarcas aledañas.

Otros predadores importantes son el águila real, búho real, halcón peregrino, etc. y mustélidos como la morta, garduña, armiño, etc. y felinos como el gato montes.

Existen así mismo numerosas poblaciones de zorro, jabalí, milano negro y real, cuervos y esporádicos buitres leonados y alimoches.

Declarada Reserva Nacional de Caza en el año 1973, cuenta con una población de entre 30/60 parejas de lobo ibérico, aproximadamente un millar de ciervo y unos 300 ejemplares de Corzo. A finales de Septiembre, cuando tiene lugar la berrea del ciervo, es buena época para visitarla.

Reserva Regional de caza

La Sierra de la Culebra constituye el limite de la comarca de Aliste y Tábara, incluyendo los términos de Figueruela de Arriba, Mahide, Riofrío de Aliste, Ferreruela, Tábara y Ferreras de Abajo.

Se encuentra entre las penillanuras de Aliste y Carballeda-Sanabria, y discurre en dirección noroeste-suroeste desde las cercanías de Puebla de Sierra de La Culebra - Reserva Regional de cazaSanabria hasta el río Esla, con cumbres entre los 1000 y los 1200 metros, siendo la más alta Peña Mira (1238 metros), en las proximidades de la población de Flechas.

El Este se divide en varias ramas: Sierra de las Cavernas, Sierra de las Cabras y la Sierra de los Cantadores.

Forma parte de la Red de Espacios Naturales de Castilla y León y es la continuación de uno de los mejores parques de Portugal, el P.N. de Montesinho, por lo que se configura una de las mayores áreas naturales protegidas de la Unión Europea.

La Culebra fue declarada Reserva Nacional de Caza en 1973 (hoy Reserva Regional de Caza) y como tal, ofrece los mejores trofeos de ciervo de toda España, a lo que se ha sumado recientemente la subasta de algunos ejemplares del lobo ibérico.

Es una comarca que antes del XVIII contaba con extensos bosques de roble y castaño en los que llegó a vivir el oso, pero la existencia de numerosas ferrerías, entre otras causas, llevó a la deforestación prácticamente total de la Sierra. Se intento paliar los problemas ocasionados por dicha deforestación con numerosas repoblaciones que hoy constituyen los mejores refugios para la fauna y uno de los paisajes más típicos de la Sierra.

El abandono del pastoreo, de huertas y cultivos, ha permitido la proliferación del matorral, y en algunos lugares, el rebrote espontáneo del rebollo